miércoles, 19 de agosto de 2009

Cháchara inútil, ¿para quién?

Ayer salió publicado en El País, y también en MyBestOption Noticias, un artículo que decía que Twitter sólo se utilizaba para cháchara inútil. Pero yo me pregunto, cháchara inútil, ¿para quién?
En marzo los creadores de Twitter Evan Williams y Biz Stone, ya querían darle un giro a Twitter y dijeron que buscarían empresas que utilizaran el servicio como herramienta de marketing, vendiendo dominios comerciales exclusivos para certificar las fuentes de información. Y hace poco cambiaron el mensaje de inicio por el siguiente: "Comparte y descubre lo que está pasando ahora mismo en cualquier parte del mundo".
Los de Pear Analytics, autores del estudio, clasificaron en 6 tipos los micromensajes de 140 caracteres: noticias, spam, autopromoción, cháchara inútil, conversación y mensajes de valor. En esta clasificación se dieron cuenta de que Twitter se había convertido en una red social dónde sus usuarios se conectan para transmitir mensajes a sus amigos, ya sean del tipo conversación (37.5%) o bien mensajes de cháchara inútil como el mensaje que podemos escribir en nuestro perfil personal del Facebook.
Pero, ¿por qué le llamaron a esto cháchara inútil? Porque sí. Porque los creadores de Twitter no pensaron en el microblogging para esta función. Porque pensaron que Twitter serviría para otra cosa. Qué sé yo! Para que las empresas se dieran a conocer, para ofrecer sus servicios gracias a pequeños pero concisos mensajes de 140 caracteres. Pero yo me pregunto, ¿cómo pretendían llegar al gran público si no querían que hubiera un gran público? ¿ O no querían que el gran público se manifestara en la red?
Ya sé: "Venid, millones de personas, cread un perfil en Twitter y, a no ser que tengáis una noticia bomba o una empresa que promocionar: leed o callad para siempre". Hombre... La verdad es que no siempre tenemos cosas que decir. Y mucho menos cosas importantes que decir. Y sin embargo, nos gusta formar parte de algo. Eso nos reconforta y nos hace más partícipes del gran y frío mundo que nos rodea. Y el web 2.0 tiene lo que tiene. Uno ofrece herramientas para que el usuario se manifieste, opine, se exprese en su máxima libertad. Y quiénes son Twitter o Pear Analytics, o incluso el País, para tildar todas nuestras opiniones, comentarios o frases curiosas, de cháchara inútil.
Tal vez no estemos anunciando una Tercera Guerra Mundial, o cómo hacer que la producción de energía nuclear no genere residuos radioactivos, pero si nosotros queremos anotar en un micropost: "Estoy comiendo un sandwich", ¿quién va a decir que eso es cháchara inútil? Total, 140 caracteres no dan para mucho más.
Un consejo: uno no debe morder a la mano de le da de comer. Si la estrategia que tenía hasta ahora Twitter no le funciona, sólo tiene que redigirla. Habrá que admitir que la dirección en la que van no es la correcta.

No hay comentarios: